Las obsesiones

las_ob4.1Las obsesiones.

     Las obsesiones son un problema bastante común y cotidiano. Todo el mundo se ha sentido en alguna ocasión “atrapado” por algún pensamiento que le atormente, en ocasiones absurdamente y en otras de forma justificada. No obstante, para bastantes personas esos pensamientos tormentosos llegan a resultar verdaderamente un problema limitante, generador de mucha ansiedad e incluso el desencadenante de depresiones.

     En términos de psicología occidental, a las personas a quienes sus obsesiones se convierten en un trastorno psicológico considerado como tal, se les dice que sufren “TOC” (Trastorno Obsesivo Compulsivo). Se caracterizan por sufrir esos pensamientos tormentosos y generadores de ansiedad de forma muy recurrente, así como por realizar unas determinadas conductas (denominadas rituales) con las que “ahuyentan” sus temores temporal y levemente.

Existen varios tipos de personas obsesivas, algunos autores las clasifican en función del tipo de ritual o comportamiento que llevan a cabo con la intención de ahuyentar sus temores (limpiadores, verificadores, ordenadores, acumuladores, ritualizadores mentales, atormentados u obsesivos puros). Así, por ejemplo, los “limpiadores” se sienten atormentados por la idea de que puedan contraer alguna enfermedad por el mero hecho de tocar cualquier cosa, por lo que muy frecuentemente se levan compulsivamente las manos, se duchan, lavan su ropa, etc. Algo similar sucede con cada “tipo” de TOC. En suma, muchos de ellos realizan un claro  ritual ante los pensamientos que les atormentan. 

Sin embargo, los denominados atormentados u obsesivos puros se pueden pasar horas, e incluso días consecutivos preocupados enormemente y absortos en sus tormentos sin que, aparentemente, realicen ningún ritual o compulsión. Señalo <<aparentemente>> porque, según pude comprobar por mi propia experiencia con ese tipo de obsesiones, sí que se realiza un comportamiento compulsivo, consistente en <<razonar>> o pensar compulsivamente una posible solución ante la idea o pensamiento atormentador, con el objeto de que desaparezca el amenazante peligro que vaticina o incluso el propio pensamiento obsesivo.

     Como en el caso de las crisis de pánico, de la depresión y de otras muchas causas de sufrimiento emocional, es un problema que tiene solución. Para ello además de distintos fármacos que pueden servir de ayuda a los casos más severos, existen terapias y técnicas con las que aprender a manejarlas. En el libro “Del Pánico a la Alegría” narro la experiencia que tuve con las obsesiones, especialmente con las denominadas atormentadoras u obsesiones puras (las cuales pueden resultar muy complicadas de superar debido a lo sutil de la compulsión de que se acompañan), así como el conjunto de técnicas y recursos de que me serví, y el modo en que las empleé para superar definitivamente ese mal.  Entre otras, separaba y observaba profundamente cada uno de los elementos de que se componían mis obsesiones (sensaciones, pensamientos, conductas, emociones). Observaba y analizaba cada uno de esos elementos para después aplicar la conducta correcta. Superé definitivamente ese trastorno como tal. Fue un poco difícil pero con ello aprendí no sólo a superar mis obsesiones, sino a conocerme bastante más a mi mismo y al entorno que me rodea.

¿Te ha gustado? No dudes en compartirlo.

18 comments

  1. Hola ! Padezco ansiedad desde los 16 aproximadamente, ahora tengo 27. Hace poco que comencé mi camino de crecimiento personal a raíz de una depresión el pasado Noviembre. Fue como una explosión de emociones que me abrió a un nuevo enfoque. Me han acompañado obsesiones a lo largo de mi vida, sin compulsiones. Una de las que se quedó conmigo y que a día de hoy aún sigue aunque de forma más leve es una obsesión con mi respiración. Estoy pendiente de como respiró quitándole así su carácter automático e involuntario. En lugar de luchar contra ella comencé a integrar emociones a las que años atrás le había dado la espalda. Practico a diario está técnica junto con meditación consciente y he de decir que mi ansiedad va disminuyendo cada día aunque tengo algunos momentos bastante tormentosos en los que veo de frente todo lo que soy y lo que llevo cargando a la espalda. Me siento y siento el miedo, la verguenza, el rechazo o lo que quiera que sienta en la situacion que esta en mi mente y asi poco a poco va disminuyendo en intensidad y voy aprendiendo que es lo que señala esa emocion.Pero siento que es el camino correcto, me siento más liviana. Mi pregunta es si podría ayudarme a diseccionar mi obsesión en sus partes: compulsiones, emociones y conductas. Necesito quizás ser consciente de sus componentes para poder así integrarlos sin juicio. Es una página maravillosa y me gusta mucho si historia, muy en consonancia a como yo entiendo el desarrollo personal. Un abrazo.

    1. Hola Nuria.

      El hecho de que seas consciente de los componentes que señalas indica que ya los has observado, que respecto a tu pregunta sería lo que pretendes. Si aún no has sido consciente de esos elementos, se trata de observarlos con atención y sin juicios.

      Saludos,

      Joaquín

  2. Realmente el tema de las obsesiones provoca mucha confusión en la persona que la padece. A veces me encuentro en un verdadero bombardeo de pensamientos obsesivos, es bajar al infierno en esos momentos. Pero cuando enfrento, observo y acepto un pensamiento obsesivo, éste va dando paso a una dimensión difícil de explicar, sólo comparada con los mejores tiempos de mi vida. La pregunta que quiero hacerte Joaquín es si las sensaciones te acompañaban siempre, hasta en los momentos de más tranquilidad, durante el proceso que viviste, aunque fueran más “sutiles” ó desaparecían por completo?. Por lo menos a mi, en mis momentos de mayor tranquilidad, permanecen igual algunas sensaciones un poco más “sutiles” y dejos de ansiedad.

      1. Antes que nada, me alegro exista este foro. Tiempo atrás te escribí a tu correo y no recibí réplica, me imagino por motivos de mal funcionamiento de hotmail, quizás.
        Primero partiré explicándote que al igual que tú, este trastorno de ansiedad con agorafobia se manifestó de un momento a otro cuando tenía 11 años de edad. Por motivos que aún desconozco, con el tiempo desapareció. A los 25 años reapareció de la misma forma, de un segundo a otro. Durante casi 12 años me acompañó con algunos episodios fuertes, ciertos días de la semana. Las obsesiones no eran tan recurrentes y cuando aparecían, el ESPANTO era mayúsculo. Comúnmente durante la noche encontraba la calma, sin ningún tipo de sensación que temer. Pensé que esto desaparecería de forma natural, sin tener idea que los años de evitación me jugarían en contra. Cuando a finales de 2011 empezó a crecer en sensaciones y cometí, sin saberlo, el peor error. Lo rechacé con todas mis fuerzas y amargura. Eso por supuesto que gatilló que no parara más y en los momentos de mejor calma continuaba de forma leve, pero aún presente, sin desaparecer por completo. A eso me refiero.

        1. El proceso fue gradual. Si bien hubo momentos puntuales en los que las sensaciones (angustiantes) cesaron por completo dando paso a la calma, estos momentos sólo fueron dos ocasiones, aunque francamente trasncendentes por lo reveladores que resultaron). Sin embargo gradualmente las sensaciones fueron perdiendo intensidad, sobretodo porque fueron dejando de preocuparme, hasta desaparecer en general las sensaciones angustiantes. Con todo, siempre que mantenga tensión o lucha interior, aunque sea mínima, se experimenta la sensación. Igualmente, siempre que experimentas un estímulo (por ejemplo un pensamiento) que te importa, experimentas sensación.

          Un saludo

          1. Algunas preguntas Joaquin:

            -Durante el proceso que tuviste que pasar, en algunas ocasiones tu mente juzgaba los logros obtenidos?. Esto me ocurre de vez en cuando y es aterrador, porque es como construir un “castillo” desde los cimientos y de un plumazo estos pensamientos destruyen este “castillo” que costo muchisimo construir.
            -Como es que lograste esta titánica tarea de ser feliz, o encontrarse con tu ser en tan poco tiempo. De acuerdo a lo que has dicho fueron dos años y medio. Voy a cumplir cuatro años y medio de ardua tarea y creo que voy a poco más de la mitad del camino.
            -Como es tu vida en general?, mantienes una constante atención a tus pensamientos, emociones, sensaciones todo el tiempo?. El estilo de vida ya no es igual desde antes de tu andadura?. Como es que és, la cotidianeidad a partir del momento que lograste ser feliz?
            -La visión borrosa, cuanto tiempo en el día te acompañaba?. O sólo en los momentos de ansiedad?. En mi caso tengo ciertos problemas a la vista, pero a veces no sé si es producto de la visión borrosa que acompaña la ansiedad ó asociado a mi falta de visión.

            Atento a comentarios.
            Saludos

          2. Hola Niels Angelo,
            Te respondo, citando tus preguntas:

            -Durante el proceso que tuviste que pasar, en algunas ocasiones tu mente juzgaba los logros obtenidos?. Esto me ocurre de vez en cuando y es aterrador, porque es como construir un “castillo” desde los cimientos y de un plumazo estos pensamientos destruyen este “castillo” que costo muchisimo construir.

            .

            Por supuesto que juzgaba los logros obtenidos. De hecho tuve un gran bajón porque llegué a considerar que había sido demasiado osado y había conducido a mi mente hacia laberintos de los que no sería capaz de salir. Pero normalmente solía juzgar, intencionadamente, cada paso como lo que era: un gran logro, un gran avance en mi camino digno de todo mi necesitado autoreconocimiento. Por supuesto, eso con el tiempo me generaría karma y ego. Pero para eso se anda el camino, para tratar cada aspecto en su momento, y entonces era el momento de reconocer mi esfuerzo y sus consecuencias. Por si te sirve de algo, creo que fue lo correcto; sin autoestima ni confianza en uno mismo difícilmente se podrían realizar algunos esfuerzos.

            -Como es que lograste esta titánica tarea de ser feliz, o encontrarse con tu ser en tan poco tiempo. De acuerdo a lo que has dicho fueron dos años y medio. Voy a cumplir cuatro años y medio de ardua tarea y creo que voy a poco más de la mitad del camino.

            No recuerdo bien cómo menciono ese aspecto en “Del Pánico a la Alegría”, de hecho lo estoy revisando para aclarar aspectos que muchos interesados no han comprendido o lo han hecho parcialmente. Me refiero sobre todo a aspectos referentes al afrontamiento y actitud mentales. Por lo que me preguntas, también lo aclararé un poco más, pues si bien es cierto que el periplo del pánico a la felicidad duradera o encuentro con mi ser me llevó dos años y medio, la atención consciente y la concentración ya las había trabajado anteriormente durante ciertos periodos de mi vida, aunque sin saber que podían tener un alcance tan revolucionario. A ello se añade que, frecuentemente, quienes sufren crisis de ansiedad recurrentes y miedo en general, desarrollan una gran atención; sólo es cuestión de aprender a utilizarla del modo adecuado. En realidad mi andadura con la ansiedad y los miedos comenzó a los 15 años, con otras cuestiones distintas al pánico y la agorafobia que tal vez relate en la edición revisada del libro. Fueron muchos años desarrollando atención, aunque fuese en gran parte movida por el miedo. Mi suerte fue utilizarla intuitivamente para conseguir el cambio cognitivo, que pasó del pánico a la alegría en dos años y medio.

            -Como es tu vida en general?, mantienes una constante atención a tus pensamientos, emociones, sensaciones todo el tiempo?. El estilo de vida ya no es igual desde antes de tu andadura?. Como es que és, la cotidianeidad a partir del momento que lograste ser feliz?
            -La visión borrosa, cuanto tiempo en el día te acompañaba?. O sólo en los momentos de ansiedad?. En mi caso tengo ciertos problemas a la vista, pero a veces no sé si es producto de la visión borrosa que acompaña la ansiedad ó asociado a mi falta de visión.

            Sí, mantengo una constante atención en general a todo cuanto acontece en mi mente, pero no me supone demasiado esfuerzo. Yo diría que a estas alturas me costaría mucho más no hacerlo :). No obstante, eso no significa que todo lo atienda correctamente en todo momento y ya esté todo el camino andado. De hecho procuro mejorar cada día en ese sentido y pulir las impurezas que voy advirtiendo o que se van generando con el tiempo en mi camino.
            Por supuesto, el estilo de vida cambió bastante a como era antes de mi andadura. Ten en cuenta que las limitaciones que sufría por el miedo eran muy considerables, además de los deseos y apegos de la mente. Pero creo que mi rutina no resultaría muy atractiva para la gente en general, aunque tal vez sí la experiencia cotidiana. Con todo, vuelvo a señalar, el continuo aprendizaje sigue siendo una intención principal para mí.

            -La visión borrosa, cuanto tiempo en el día te acompañaba?. O sólo en los momentos de ansiedad?. En mi caso tengo ciertos problemas a la vista, pero a veces no sé si es producto de la visión borrosa que acompaña la ansiedad ó asociado a mi falta de visión.

            La visión borrosa sólo la experimentaba en momentos de gran ansiedad, aunque normalmente me sentía mareado en cualquier momento, pero entonces no me llamaba especialmente la atención la visión borrosa. En algunos momentos de extrema ansiedad veía todo como enfocado de otro modo, algunos le llaman visión de túnel. También en momentos así llegué a ver muy distorsionadas a las personas, incluso como “bestias”. Por fortuna la atención consciente siempre me ayudó a ser consciente de la situación, y a que no me desbordasen ese tipo de percepciones.

            Espero que estas respuestas te sean de alguna utilidad.
            Mis mejores deseos en para ti en tu camino.

            Saludos,

            Joaquín Carrizosa

          3. Muchas gracias Joaquín,
            Me sirvieron bastante tus comentarios, principalmente el de la mente juzgadora de los “logros obtenidos”. pensé al igual que tú en que había metido la pata y esta audaz acción no tendrían vuelta atrás.
            Lo que se me olvidó mencionar era respecto a que en algunas páginas del “Pánico a la Alegría”, dijiste que al andar con las obsesiones llegó un momento en que tus mismos pensamientos obsesivos te hacían relajar. A mi en lo personal me ha sucedido lo mismo con éstas, siempre y cuando no me sorprendieran al descuido.
            No sé si has leído respecto a la transmutación de las energías, porque creo que es eso lo que sucede. Con los ingredientes, Observación sin censura-Enfrentamiento de los mismos-Aceptación. La densidad baja de la energía negativa propia de las sensaciones angustiantes y obsesiones, se experimenta como da lugar a la relajación, la tranquilidad y la apertura a un mundo lleno de brillo y color inexplicables, propia de la energía positiva liviana.
            En mi caso en particular, no he podido avanzar en la meditación Vipasana como tú lo hiciste, pero sí mediante la constante observación de los fenómenos de mi mente y mi cuerpo, que creo podría clasificarse dentro del Mindfulness. Quizás sea la manera más efectiva de avanzar en este camino para mi caso.
            Eckhart Tolle decía que hay que morar en el cuerpo, (refiriéndose a la atención plena de los fenómenos del cuerpo y la mente), para encontrar la paz y la felicidad. Tenía toda la razón.
            Saludos.

          4. Hola de nuevo.

            No he leído lo que comentas de las energías, pero en la próxima edición del libro concretaré con mayor detalle ese aspecto de las obsesiones y algunos otros. Respecto de la meditación vipassana y mindfulness, yo no las diferencio; para mí son lo mismo.

            Un saludo.

  3. Me parece , tras haber leído el texto en el que hablas de las obsesiones además de otro material que he visto en internet ,que sufro trastorno que se clasificaría como t.o.c. de tipo atormentado. Me vienen a la cabeza ideas como la de hacerme daño Y hacer daño a otra gente y esto hace que lo pase bastante mal.
    He empezado ha tomar pastillas que me han recetado (olanzapina) y los pensamientos han reducido la frequencia pero no acaban de desaparecer.
    Desde hace poco practico meditación (unos 20 minutos al día de respiración consciente) y me va un poco mejor, pero no evito tener ratos de obsesiones.
    quisiera hacer algo positivo para mejorar mi situación,puede que alguien tenga algún consejo y quiera compartirlo . Un abrazo,Pablo.

  4. Mi paso por el trastorno obsesivo inició hace 15 años con la presencia de un trastorno alimenticio. Obsesivamente mi mundo giraba al rededor de la comida, mi peso y mi apariencia.
    Mis actividades diarias se veían ensombrecidas por los continuos pensamientos que sin cesar atormentaban mi alma con estados de ansiedad eternos.
    Sometida a un tratamiento psicológico exprés y después de muchos reclamos, el trastorno alimenticio se redujo sólo a un trastorno obsesivo que continúa hasta ahora sin dejar secuelas graves, o eso creía.
    Hace tan sólo algunos meses, nuevas ideas han dominado mi mente. Éstas ahora giran en torno a mi hijo de cuatro años. Pareciera como sí ahora toda mi atención se virara hacia él cambiando mi percepción sobre su aspecto físico y su estado de salud. Veo a mi hijo escuálido y esto genera en mi el estrés y la angustia por los pensamientos que refieren que pudiera estar enfermo. Día y noche me veo atormentada con estos pensamientos que, en ocasiones, quisiera arrancar; o haciendo referencia de la película “El club de la pelea”, fulminarlos con un disparo en la cabeza. Y qué decir del sentimiento de culpa por permitirle a mi mente alojar dichas ideas.
    En ocasiones me siento sumergida en un profundo vacío del cual no puedo salir. Me veo limitada en muchas situaciones, pero principalmente en mi relación con mi hijo. Tengo miedo de alimentarlo mal, de cargarlo, de tocarlo, incluso de verlo, porque cualquiera de estas cosas enfatizan mi miedo y generan ansiedad.
    ¿Cómo me deshago de esto?

    1. Hola Laura,

      Desearía poder darte una receta, rápida y sencilla, con la que deshacerte de eso, pero no la hay.
      No obstante, puedo hablarte de mi propia experiencia: Practicar mindfulness correctamente me enseñó a comprender que los pensamientos son sólo pensamientos, y que las sensaciones son sólo sensaciones. A partir de ahí, pensamientos y sensaciones, y, en definitiva, las obsesiones, dejaron de ser un problema en mi vida.

      Con todo, te invito a que participes en el foro de esta misma web. En él puedes compartir experiencias con otras personas que están pasando o que han pasado por situaciones similares a la tuya, así como comentar acerca de la práctica de mindfulness o de otros aspectos

      Un saludo,

      Joaquín Carrizosa

  5. Ok muchas gracias, pues yo tengo 7 años y empezaron con ansiedad luego solo se quedaron los pensamientos negativos y fue entonces cuando cada uno de mis pensamientos los observaba y analizaba una y otra vez para descubrir el porque loa pensaba y que nd causaba un poco de ansiedad ( ya no como al principio) fue mas confuso aun adentrarse a esta situación fue ahí cuando empecé aconicerme pero también a tenerme un poco de miedo ya que mis pensamientos se volvieron de hacer daño o hacerme daño y esa sensación me producía no ansiedad sino como ganas de hacer las cosas ymucha cconfusión en quienera yo o en quien me había convertido, aun sigo con muchas interrogantes, a ti te paso Joaquín? Gracias por contestar y en verdad admiro tu valor a exponerte y tener frente a frente tu ansiedad.

    1. Hola vivi (se me pasó tu comentario).

      Claro que tuve mucha confusión y miedo con respecto a mi mismo. De hecho, creo que prácticamente todo aquél que se adentra en su propio conocimiento llega a experimentar confusión y miedo.

      Pero, vuelvo a insistir, en el foro de esta web puedes comentar con otras personas con una situación similar a la tuya o que han pasado por ella.

      Saludos,

      Joaquín Carrizosa

    2. Vivi, qué identificada me siento al leerte!!! Transitar por esa sensación en la que sientes que tienes ganas o intención de llevar a cabo las obsesiones es sin duda lo más aterrador del trastorno. Si bien me ha dado tregua, sigo vigilante. Un abrazo

  6. Hola!!! Ya leí tu libro y me identificó mucho pues yo he hecho lo mismo que tu pero yo solo con mis pensamientos y eso me ha vuelto confusa, espero que me puedas contactar ya que tengo muchas cosas que decir.

    1. Hola vivi luna,
      Si te apetece puedes comentar en foro de esta misma web. En él, además de responderte yo mismo y María José, hay muchos otros participantes que conocen de cerca este tipo de cuestiones.

      Un saludo,

      Joaquín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>