¿Qué es Mindfulness?

¿Qué es mindfulness?

Mindfulness es una práctica de origen milenario, la cual ha demostrado científicamente sus beneficios sobre problemas relacionados con la ansiedad y el estado de ánimo (depresión, ansiedad, fobias, obsesiones, etc.), así como para personas que no tienen problemas en ese sentido y buscan una mayor armonía, conocimiento y comprensión, interior y del mundo.

El término mindfulness se refiere tanto a una determinada práctica atencional como a un determinado estado de consciencia, y suele traducirse como “atención plena”. También puede traducirse como “atención consciente” (denominación que, personalmente, me parece más acertada, y que se refiere en mayor medida a la práctica).

La práctica de mindfulness o atención consciente consiste en dirigir de forma consciente e intencional la atención hacia la propia mente y sus procesos, lo cual, llevado a cabo de forma correcta, brinda la comprensión de nuestra propia mente y de los procesos que en ella se dan. Esta comprensión resulta fabulosamente terapéutica y liberadora de sufrimiento y condicionamientos. No en vano esta práctica milenaria, sin ser una terapia, ha sido implementada en la mayoría de las terapias de tercera generación, además de ser practicada por personas de todo el mundo durante miles de años.

¿Cómo se practica de forma intencional y correcta?

Para que la práctica sea correcta, se han de observar los procesos y fenómenos que se dan en nuestra mente (pensamientos, sensaciones, emociones, deseos) de forma consciente y sin intervenir o involucrarse en ellos, “desde fuera”. Esto nos lleva a desapegarnos de dichos procesos y fenómenos mentales y de lo que representan, lo cual nos libera de sufrimiento y condicionamientos y nos hace sentir más libres y felices.

Practicar de forma intencional y correcta también supone aprender a dirigir nuestra atención voluntariamente a aquellos procesos y fenómenos mentales que consideremos más apropiados (pensamientos, sensaciones, emociones, deseos) considerando lo que son y lo que nos aportan. Ello nos permite liberarnos del pensamiento, o no alimentarlo recurrentemente, así como atenuar el impacto de determinadas sensaciones en principio indeseadas, en especial aquellas relacionadas con la ansiedad, pasando a considerarlas como lo que en realidad son: meras sensaciones pasajeras que sólo tienen el valor emocional que uno mismo les da.

Copyright© Marzo 2015 Joaquín Carrizosa. Por favor, si utilizas contenido de este texto no olvides citar el autor

 

Jaquín Carrizosa Mindfulness

 

¿Te ha gustado? No dudes en compartirlo.